navegando por actividades segun el riesgo al COVID-19.png

Aprende un poco más sobre Influenza & Covid-19

 

Síntomas

Tanto el COVID-19 como la influenza pueden tener distintos grados de signos y síntomas, que van desde la ausencia de síntomas (casos asintomáticos) a síntomas graves. Los síntomas más comunes tanto del COVID-19 como de la influenza incluyen: fiebre o sentirse afiebrado/con escalofríos, tos, dificultad para respirar (sentir que le falta el aire), fatiga (cansancio), dolor de garganta, mucosidad nasal o nariz tapada, dolor muscular y molestias corporales, dolor de cabeza, algunas personas pueden tener vómito y diarrea, aunque esto es más común en los niños que en los adultos. *Esta lista no incluye todos los síntomas posibles del COVID-19. Se seguirá actualizando a medida que aprendamos más acerca del COVID-19.

Otros signos y síntomas del COVID-19, diferentes de los de la influenza, pueden incluir cambios o pérdida del olfato o el gusto. Los síntomas del COVID-19 pueden aparecer de 2 a 14 días después de la exposición al virus. Por lo general, la influenza comienza de repente.

Semejanzas y diferencias entre la influenza y el COVID-19

¿Qué es la influenza (gripe)? La influenza es una enfermedad respiratoria contagiosa provocada por los virus de la influenza que infectan la nariz, la garganta y en algunos casos los pulmones. Este virus puede causar una enfermedad leve o grave y en ocasiones puede llevar a la muerte. La mejor manera de prevenir la influenza es vacunándose todos los años.

La influenza (gripe) y el COVID-19 son enfermedades respiratorias contagiosas, pero son provocadas por virus diferentes. El COVID-19 es causado por la infección de un nuevo coronavirus (llamado SARS-CoV-2) y la influenza es causada por la infección de los virus de la influenza.

Cuánto tiempo tardan en aparecer los síntomas después de la exposición e infección

Si la persona tiene COVID-19, puede tardar más en presentar síntomas que si tuviera influenza. Por lo general, si la persona tiene influenza puede presentar síntomas después de 1 a 4 días de haber contraído la infección. Por lo general, si la persona tiene COVID-19 puede presentar síntomas 5 días después de haber sido infectada, pero los síntomas pueden aparecer apenas a los 2 días de la infección o después de 14 días de la infección, el rango de tiempo puede variar.

Para el caso de la influenza, es posible propagar el virus por lo menos 1 día antes de experimentar alguno de los síntomas. Si una persona tiene COVID-19, podría ser contagiosa por un período más prolongado que si tuviera influenza.

Para el caso del COVID-19, es posible que la persona pueda propagar el virus por aproximadamente 2 días antes de manifestar signos o síntomas, y permanecer contagiosa por al menos 10 días después de la primera aparición de los signos o síntomas. Una persona asintomática (que no tiene síntomas) o cuyos síntomas desaparecen puede seguir contagiando por al menos 10 días después de su resultado positivo en la prueba de detección del COVID-19.

Vacunas

Vacunarse contra la influenza es más importante que nunca durante la temporada 2020-2021, para protegerse y proteger a las personas que lo rodean de la influenza y para ayudar a reducir la carga sobre los sistemas de atención médica que están respondiendo a la pandemia del COVID-19.

Todas las personas de 6 meses de edad o más deben vacunarse contra la influenza cada temporada. La vacunación es especialmente importante para las personas que corren alto riesgo de presentar complicaciones.

La mayoría de las personas que contraen la influenza se recuperarán en un periodo que va desde unos pocos días hasta menos de dos semanas, pero algunas personas desarrollan complicaciones como la neumonía, a consecuencia de la influenza, esta es una complicación grave la cual pueden poner en riesgo la vida y causar la muerte.

Cuantas más personas se vacunen, más personas estarán protegidas. Haga su parte, vacúnese contra la influenza este otoño. Los médicos recomiendan que las personas se vacunen contra la influenza antes de finales de octubre.

Actualmente no existe ninguna vacuna para prevenir el COVID-19. Los desarrolladores de vacunas e investigadores y fabricantes están acelerando el desarrollo de una vacuna para prevenir el COVID-19.

18087877570238067.jpg
acovid 19- Marca - Redes sociales- Faceb
programa de vacunacion contra el covid 1

Propagacion del COVID -19

Se cree que el COVID-19 se propaga principalmente a través del contacto cercano de persona a persona, incluso entre personas que están físicamente cerca entre sí (a menos de 6 pies o 2 metros). Las personas que están infectadas con el virus, pero no presentan síntomas también pueden propagar el virus a otras personas. Todavía seguimos aprendiendo acerca de cómo se propaga el virus y sobre la gravedad de la enfermedad que causa.

El COVID-19 se propaga más comúnmente durante el contacto cercano

· Las personas que están físicamente cerca (dentro de los 2 metros de distancia) de una persona con COVID-19 o que tienen contacto directo con esa persona tienen mayor riesgo de infección.

· Cuando las personas con COVID-19 tosen, estornudan, cantan, hablan o respiran, producen gotitas respiratorias. Estas gotitas pueden variar de tamaño desde gotitas grandes (algunas de las cuales son visibles) a gotitas más pequeñas.

· Las gotitas respiratorias provocan infecciones cuando son inhaladas o se depositan en las membranas mucosas, como las que revisten la parte interna de la nariz y la boca.

· A medida que las gotitas respiratorias se desplazan a una mayor distancia de la persona con COVID-19, la concentración de estas gotitas disminuye. Las gotitas más grandes se precipitan desde el aire debido a la gravedad. Las gotitas y partículas más pequeñas se esparcen en el aire.

El COVID-19 se propaga con menor frecuencia a través del contacto con superficies contaminadas

· Las gotitas respiratorias también pueden depositarse sobre superficies y objetos. Es posible que una persona contraiga el COVID-19 al tocar una superficie u objeto que tenga el virus y luego tocarse la boca, la nariz o los ojos.

· No se cree que la propagación a través del contacto con superficies contaminadas sea una forma común de propagación del COVID-19

El COVID-19 y los animales

Los coronavirus son una familia grande de virus. Algunos coronavirus causan enfermedades similares al resfriado en las personas, mientras que otros provocan enfermedades en ciertos tipos de animales, como el ganado vacuno, los camellos y los murciélagos. Ciertos coronavirus, como los coronavirus caninos y felinos, infectan solo a animales y no infectan a los seres humanos.

El virus que causa el COVID-19 se propaga principalmente de persona a persona a través de las gotitas respiratorias cuando alguien tose, estornuda o habla. Según estudios recientes, las personas infectadas pero que no tienen síntomas también contribuyen a propagar el COVID-19. Por el momento no existe evidencia de que los animales tengan un papel importante en la propagación del virus que causa el COVID-19. Con base en la información limitada disponible hasta la fecha, el riesgo de que los animales transmitan el COVID-19 a las personas se considera bajo. Se deben realizar más estudios para comprender si diferentes animales podrían resultar afectados por el COVID-19 y de qué manera.

Se ha notificado una pequeña cantidad de casos de gatos y perros que han sido infectados por el virus en varios países, incluidos los Estados Unidos. La mayoría de estas mascotas se enfermaron luego de tener contacto con personas con COVID-19.

Lavarse las manos regularmente es una de las mejores maneras de eliminar los microbios, evitar enfermarse y prevenir la propagación de microbios a otras personas. Ya sea que esté en su casa, en el trabajo, de viaje o afuera en la comunidad, averigüe cómo el lavado de manos con agua y jabón puede protegerlos a usted y a su familia.

Durante la pandemia de la enfermedad del coronavirus 19 (COVID-19), es particularmente importante mantener las manos limpias para ayudar a prevenir la propagación del virus.

Durante la pandemia del COVID-19, debería de limpiarse las manos:

· Después de estar en un lugar público y tocar un artículo o una superficie que otras personas podrían tocar frecuentemente, como las manijas de las puertas, las mesas, los surtidores de gasolina, los carritos para las compras, las pantallas o cajas registradoras electrónicas, etc.

· Antes de tocarse los ojos, la nariz o la boca porque así es como entran los microbios al cuerpo.

Siga cinco pasos para lavarse las manos de la forma correcta

Lavarse las manos es fácil, y es una de las formas más eficaces de prevenir la propagación de microbios. Las manos limpias pueden detener la transmisión de microbios de una persona a otra y dentro de toda una comunidad; esto incluye su hogar, su lugar de trabajo, establecimientos de cuidado infantil y hospitales.

Siga siempre estos cinco pasos:

1. Mójese las manos con agua corriente limpia (tibia o fría), cierre el grifo y enjabónese las manos.

2. Frótese las manos con el jabón hasta que haga espuma. Frótese la espuma por el dorso de las manos, entre los dedos y debajo de las uñas.

3. Restriéguese las manos durante al menos 20 segundos. ¿Necesita algo para medir el tiempo? Cante el coro de su canción favorita “de principio a fin”.

4. Enjuáguese bien las manos con agua corriente limpia.

5. Séqueselas con una toalla limpia o al aire.

Use un desinfectante de manos cuando no pueda usar agua y jabón

· Puede usar un desinfectante de manos que contenga al menos un 60 % de alcohol si no dispone de agua y jabón. La forma de saber si el desinfectante contiene al menos 60 % de alcohol es leyendo la etiqueta del producto.

Los desinfectantes pueden reducir rápidamente la cantidad de microbios en las manos en muchas situaciones. Sin embargo,

· Los desinfectantes no eliminan todos los tipos de microbio.

· Los desinfectantes de manos podrían no tener la misma eficacia cuando las manos están visiblemente sucias o grasosas.

· Es posible que los desinfectantes de manos no eliminen las sustancias químicas perjudiciales, como los pesticidas y metales pesados.