• Claudia Thrane

Thrane: Lo que se siente estar en un hospital durante la Pandemia de COVID-19


Hace unas semanas, tuve que llevar a mi esposo a la sala de emergencias en

medio de la noche.


Casi de inmediato, el médico dijo: "Tenemos que intervenirlo de inmediato". Me estresé al instante. No solo mi esposo estaba a punto de tener una cirugía, sino que estábamos en un hospital mientras el COVID-19 y su variante Delta estaban aumentando, una situación angustiosa.


Mientras esperábamos, escuché a las enfermeras fuera de la habitación hablar

sobre la llegada de nuevos pacientes con COVID-19 y también pude escuchar a los pacientes en habitaciones adyacentes toser y jadear por aire.


Una enfermera entró en la habitación y dijo que la sala de urgencias estaba llena y que necesitaban nuestra habitación. Tuvimos que esperar en el pasillo.

Había escuchado en las noticias que los hospitales se quedaban sin habitaciones

debido a la escasez de personal debido al agotamiento pandémico y los nuevos

casos de COVID-19. Ahora, estaba experimentando la escasez a un nivel muy

personal.


Mi esposo y yo estábamos usando nuestras máscaras en el hospital, pero todavía

temía por nuestra seguridad contra el virus mientras esperábamos en el pasillo

rodeados de pacientes con COVID-19.


Afortunadamente, mi esposo fue sometido a la cirugía que tanto necesitaba; sin

embargo, después de que salió del procedimiento, me dijeron que tenían que

inducirlo a un coma y ponerlo en un respirador

Esta noticia me puso aún más nerviosa.


Más tarde me informaron que debido a que el hospital estaba lleno, lo

mantendrían en el área de recuperación hasta que hubiera una habitación

disponible. Esto significaba que no podía estar junto a su lado mientras se

recuperaba; estaba mortificada. Llevamos 25 años casados y cuando más me

necesitaba, no podía estar a su lado.


La espera y la preocupación dejan espacio para todo tipo de pensamientos,

incluida la idea de perder a la persona que amo. Luego pensé en el aumento de


los casos debido a que las personas se han negado a vacunarse y reconocer lo que dice la ciencia y eso nos impide alcanzar la inmunidad colectiva; esto hizo que mi situación personal fuera más difícil.

Mientras esperaba, no pude evitar escuchar a dos mujeres hablando. Una de ellos dijo: "No puedo creer lo ridícula que es la gente, ahora están protestando por la posición de la gobernadora contra las máscaras. Argumentan que tienen miedo de que sus hijos se enfermen, la gente es tan ignorante que no saben que los niños no se contagian".

Escuchar estos comentarios me molestó hasta la médula. Aquí había dos

personas hablando por ignorancia y desinformación mientras yo no puedo estar

junto a mi ser querido que, en ese momento, había pasado horas en una sala de

recuperación esperando que se desocupara un cuarto.


Estas dos mujeres se encuentran entre muchos que escuchan los "consejos"

mortales de los políticos y no de los científicos. Esos políticos les dicen a sus

seguidores que el COVID-19 es como la gripe y que sus libertades están siendo

violadas cuando la comunidad de salud les pide que se enmascaren.


Tengamos en cuenta que muchos de los que no se vacunaron cambiaron de

opinión al morir en sus camas de hospital en todo el país.


Al día siguiente llegué al hospital cuando abrió sus puertas a los visitantes. Me

dijeron que mi esposo había sido trasladado a la unidad de cuidados intensivos

(UCI) y que estaba despierto. Sentí mucho alivio. Ver a mi esposo con un

respirador y sin poder hablar fue impactante y aterrador, pero por lo menos

estaba consciente. Estaba vivo. Lloré de alivio y gratitud por su vida.


Pasé la mayor parte del día en la UCI con mi esposo y tuve la oportunidad de

hablar con médicos y enfermeras sobre la falta de habitaciones disponibles. Me

enteré de que a los hospitales de Iowa se les pidió que aceptaran pacientes con

COVID-19 de estados que estaban en su máxima capacidad.


Mi esposo finalmente fue trasladado a su propia habitación. Lo peor había pasado y estaba estable. Mientras estábamos en su habitación, noté que muchos

miembros del personal eran personas de color. Había desde africanos hasta

latinoamericanos y del sudeste asiático y su trabajo variaba desde enfermeras

hasta servicios de alimentos y limpieza.


Todos son héroes anónimos, ignorados, pero también sirviendo y salvando vidas a su manera mientras sonríen a través de cada tarea. Intente hablar con cada uno, para agradecerles por su dedicación durante estos tiempos difíciles de pandemia.


Se dice que cada experiencia, por aterradora y estresante que sea, nos enseña

una lección. Aprendí mucho sobre un sistema de atención médico estresado y

sobre la bondad y dedicación de cada individuo que trabaja en un hospital.

Desafortunadamente, también experimenté la ignorancia de individuos,

seguidores de la desinformación que contribuyen a la situación extenuante actual

en nuestros centros de atención médica.


Estas personas que depositan su confianza en políticos que se preocupan más por su agenda política que por la vida de sus electores.


Me complace informar que mi esposo se está recuperando muy bien; es un

hombre fuerte y ha superado las expectativas de los médicos. Estamos muy

agradecidos con todo el personal que conocimos durante esta terrible

experiencia. Gracias por arriesgar sus vidas todos los días para ayudar a sus

semejantes, han demostrado más liderazgo que algunos de nuestros funcionarios

electos y sus seguidores.


Por Claudia Thrane

8/27/2021

36 views0 comments